Módena y su “oro negro”

Sin lugar a dudas, al pronunciar la palabra Módena nos viene a la cabeza su producto estrella: el vinagre balsámico (aceto balsamico di Modena).

Diferentes tipos de Aceto. Ahora en nuestra “Despensa”

En dos ocasiones hemos tenido la ciudad de Módena como campamento base dada su magnífica ubicación y las buenas comunicaciones que tiene. La ciudad de Módena se encuentra en el norte de Italia en la región de Emilia-Romagna. A tan solo 40km encontramos el Aeropuerto de Bologna y la propia ciudad con lo que las conexiones a la capital de la región son muchas y magníficas.

Llegamos a Bologna con vuelo directo desde Valencia con Ryanair. Una vez allí, a la salida del aeropuerto cogimos un bus directo a la estación de trenes (6€). En la estación de trenes de Bolonia tienes que ir con cuidado. Es bastante grande y hay un montón de trenes que te llevan a Módena (11€). Si no vas con mucha prisa, párate un segundo con calma y verás que los trenes con dirección a Milán o Parma tienes parada en Módena. Fíjate bien en el andén (binario en italiano). Aunque Italia tenga fama de que muchos se cuelan en los transportes públicos ¡OJO! Que no estamos en Roma donde quien más o quien menos ha tenido sus aventuras en el bus ya que tienes que sacarlo en un quiosco (edicola en italiano). Aquí en los trenes pasa el revisor (y pasa siempre) y la multa es considerable.

El norte de Italia es algo “más serio” que el sur y se nota mucho más la influencia de los países centro europeos. No queremos decir con eso que sea una ciudad sin la esencia pura italiana. Al contrario, ¡VIVA LA PASTA!

Hay sitios que sí o sí no te puedes perder en la ciudad, y es que hay tantas cosas,… pero hoy más que hablar de lugares para visitar y hacerte una foto chula con un “bel monumento”, preferimos abrir la despensa y mostraros todo lo que pusimos de Módena.

 

Gnocchi al aceto balsamico di Modena
Aceto Balsamico

Lo primero que queremos deciros es que el vinagre de Módena que compramos en nuestros supermercados no tiene nada que ver, pero nada de nada. Absolutamente nada.

En Módena hay toda una cultura alrededor del vinagre y sus usos culinarios. Lo utilizan para todo y al ser tan caro lo emplean en días especiales. Nosotros, lo usamos sobre todo en ensaladas y hacemos de cada día un día especial (hasta que se nos terminen las existencias y con la excusa volvamos a por más).

 

Se hace con el mosto cocido y se deja reposar en barricas. Cada año al ir fermentando, se va pasando de barricas y cada vez el producto va menguando. Cuanto más tiempo tiene más intenso es su sabor y como no, más caro.

Hay frascos que llegan a valer una auténtica “pasta”.

En la zona es habitual que cuando nace un niño le regalan una barrica de mosto cocido, que con el paso de los años se irá convirtiendo en un gran vinagre. Hay quien a sus 50 años decide vender su frasquito de vinagre y saca una fortuna por ello.

Ellos tienen muy claro qué tipo de vinagre elegir para la ensalada, la carne, el pescado, la pasta, gnocchi, pizza o incluso para un risotto.

 

Llegados a este punto no os podéis perder hacer una excursión a una especie de masía que se encuentra muy cerca de Modena, unos 10 minutos en coche. Si no disponéis de coche, el propietario de la Acetaia Angelo en Spilamberto y su hijo (Gabriele) pueden ir a recogeros al centro de Modena (nosotros quedamos en la Biblioteca Delfini) y también os devuelve. El precio que pagamos fue de 3€ por persona por la ida y la vuelta. Lo bueno de esta excursión es que os enseñan la Acetaia y os hacen explicaciones de cómo se produce, curiosidades y lo más interesante, os hacen cata de los diferentes tipos de vinagre. Suena extraño lo de catarlos, pero es una pasada. Ahora mismo escribimos y estamos salivando.¡¡¡Viva el oro negro de Módena!!!

 

 

Pero además, también tienen a la venta diferentes productos, artesanales todos ellos (salami, quesos, tomates en conservas, mermeladas de cerezas, tienen una gran plantación y son típicas de la zona). Una vez hecha la cata podéis comprar productos. Os aconsejamos los de la foto que son los que más nos gustaron, pero como los vais a poder catar, podéis elegir a vuestro gusto.

Nosotros hablábamos con ellos en italiano pero si no lo habláis no hay problema, Gabriele habla muy bien el español.

Hay tanto que decir y aconsejar donde comer o cenar que este post finalmente queda en dos.

Así que Módena, nos vemos en el segundo post 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Despensa Viajera